Mayagüez sabe a mangó

La Casa de Pilar Defilló: encuentro entre culturas

por José Delannoy


Develacion de la placa en la Casa Defilló
Pablo Casals Defilló nació en Vendrell, Cataluña (1876), y fue reconocido mundialmente como un virtuoso del violonchelo, pero sus orígenes están ligados a la residencia ubicada en el #21 de la calle Méndez Vigo, en el centro de Mayagüez. Fue allí que, en 1853, nació su madre, Pilar Úrsula Defilló Amiguet. También fue en el balcón de esa estructura donde Casals ofreció uno de sus conciertos en la Isla, durante la década del 50. En el evento, para el cual se cerró la calle, interpretó canciones de cuna principalmente, como un homenaje a su progenitora.

De esa manera, Casals regresó a la casa de la que le hablara su madre, quien se enamoró de su padre durante un viaje a Cataluña y nunca más regresó a la Sultana del Oeste. La estructura, construida en 1841, es uno de los escasos ejemplos de casas gemelas de estilo neoclásico criollo, típico de la burguesía mayagüezana rural del siglo XIX. La residencia sobrevivió el terremoto de 1918. Según el historiador de Mayagüez, Federico Cedó Alzamora, en la Sultana del Oeste había la costumbre de hacer la misma casa, con el mismo plano. “Era como una imagen de espejo, dos casas idénticas, una al lado de la otra”, ha dicho Cedó.

Al ser una casa gemela, originalmente estaba dividida en dos, y sus dueños rentaban una de las partes. Pero a medida que crecía la familia, la ocupaban completamente, según indican los registros históricos. La propiedad tuvo como ocupantes y dueños a reconocidas familias mayagüezanas, como los Defilló (1843-1891), los Bravo, los Riera Palmer, los Arroyo y los Mooyer, entre otros.

Desde su construcción, esta antigua casona fue testigo de los encuentros de figuras como Segundo Ruiz Belvis, Ramón Emeterio Betances y el arzobispo Meriño (presidente de República Dominicana), entre otros. Al morir la abuela materna de Casals, Raimunda Amiguet, la residencia pasó a manos de otra familia. Eso ocurrió en 1891 como resultado de los reclamos que hiciera Fernando Defilló, tío de Casals, de su parte de la herencia.

En 1955, ante el anuncio de la visita de Casals a la Isla, la Sociedad Pro Bellas Artes de Mayagüez identificó la estructura. Se realizó un acto de develación de la tarja que la identifica hasta el día de hoy como la casa donde nació la madre del maestro Casals. La gestión de la organización convirtió a la Casa Defilló en la primera estructura de valor histórico en ser identificada e inventariada por un grupo ciudadano, fuera de la zona metropolitana.

La estructura fue adquirida por el municipio de Mayagüez, gobierno que planifica su restauración junto con el Comité de Amigos de Casa Defilló. El propósito es establecer un museo en memoria de la familia materna de Casals y, por medio de éste, dar a conocer la historia de sus antiguos propietarios.

Desde el año 2001 fueron produciéndose una mar de posibilidades con miras a que se concretara la adquisición de la residencia que perteneciera a la familia de doña Pilar Defilló (madre de don Pablo Casals) para convertirla en casa museo. Se tomaron motivos como celebrar el 150 aniversario del nacimiento de doña Pilar el 11 de noviembre del 2003. El Comité de Amigos Casa Defilló (registrado el 9 de julio en el Departamento de Estado) se constituyó e integró como miembros fundadores a José Delannoy Pizzini, Silvia Aguiló, Hiromi Shiba, Gerardo Javariz Defilló (descendiente directo de la familia) y Norma Javariz. En la actualidad tiene como presidenta entrante a la Historiadora Silvia Aguiló. Entre nuestras prioridades está la búsqueda de los medios para restauración y musealización (sic) de la Casa Defilló.

Por otra parte, el representante Carlos Hernández ha unido esfuerzos comprometiéndose a participar en la gestión para el rescate de la Casa Defilló al ver que la misma está enclavada dentro de su distrito representativo, el 19. En la agenda de trabajo de la Comisión han acordado realizar un amplio plan de difusión para explicar y justificar el porqué debe preservarse la estructura histórica, además de señalar un plan de acción coordinando con el Taller de Diseño Comunitario de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico. Durante el verano del 2008 el Taller diseñó por encargo de la Municipalidad de Mayagüez varias propuestas de restauración de la estructura.

De materializarse estos objetivos hay que trazar un plan o modelo de gestión patrimonial al estilo de los consorcios como se ofrecen en modelos de museo en Barcelona, donde pueden participar en un mismo proyecto varias entidades dentro de un patronato. En estos momentos se está explorando la posibilidad de identificar fondos legislativos y municipales para la restauración de la propiedad.

Hermanamiento entre Mayagüez y El Vendrell

Hermanamiento entre Mayagüez y El Vendrell

Hermanamiento entre Mayagüez y El Vendrell

Hermanamiento entre Mayagüez y El Vendrell

 

Escudo de los Defilló

Escudo de los defilló

Pilar, cosa sublime

AddThis Social Bookmark Button

Casa de Pilar Defillo, madre de Pablo Casals

Pilar Defilló Amiguet tuvo once hijos. Uno de ellos, Pablo, impresionó al mundo por la forma innovadora de tocar el violoncello. El joven cambió para siempre el modo de tocar ese instrumento al lograr interpretaciones conmovedoras y una expresividad nunca antes oída.

El padre de los niños, Carlos, era organista, director de coro de la iglesia de El Vendrell en Cataluña y su primer maestro de música.

Pilar, culta y de familia acomodada, solía poner a correr la imaginación del niño, contándole historias de su niñez y adolescencia en un lugar muy muy lejano y exótico. Le hablaba de una ciudad portuaria en una colonia de ultramar donde muchos catalanes se habían radicado, incluidos sus padres José y Raimunda.

Le describía el mar, el puerto, los atardeceres encendidos, la naturaleza exuberante... la vida en las antillas, y el lugar donde ella nació y se crió, Mayagüez.

Ese hijo que se haría internacionalmente famoso, nunca olvidó las historias de su madre. Acaso ella también le contaría cómo el abuelo, José Defilló, joyero catalán, había pertenecido a la secreta Sociedad Abolicionista que dirigía el padre de la patria, Ramón Emeterio Betances, amigo de la familia, y de cómo había practicado la manumisión de niños esclavos, comprándolos y bautizándolos en la pila de la entonces Iglesia de la Candelaria en una ceremonia llamada aguas de libertad.

Eran tiempos de esclavitud, lucha nacionalista y anti-esclavista, y fermento revolucionario. En muchas de las casas de las familias acomodadas de las colonias se conspiraba y se debatían las ideas de avanzada o sea, de justicia social.

La abuela, Raimunda Amiguet, recibía en su casa de la calle Méndez Vigo en el centro de la ciudad, a la sociedad mayagüezana al igual que visitas de amigos de otras islas caribeñas especialmente de la isla de Santo Domingo, lugar de origen del poderoso Arzobispo Fernando Arturo de Meriño de quien Leonor, una hermana mayor de Pilar que vivió en Santo Domingo, tuvo un hijo.

Mayagüez tenía un puerto de mucha actividad comercial con el Caribe y Europa. Pilar recordó siempre que su casa era centro de otra actividad, cultural y social. Era una casa fresca, de techos altos y medias lunas que había sido construida en los años cuarenta del siglo XIX poco antes de ella nacer en 1853.

Sin embargo, en 1871 Raimunda decidió volver a España con los dos hijos menores, Pilar y Fernando. La desgracia había trastocado su vida en Mayagüez, su esposo José había muerto en 1859.

Así que Raimunda se estableció en El Vendrell, provincia de Tarragona. Mientras, Pilar empezó a estudiar piano con Carlos Casals y Ribas, el organista de la Iglesia de Santa Ana, con quien acabó casándose. El matrimonio suponía abandonar un estilo de vida privilegiado para ser la esposa de un maestro de música.

Al reconocer el talento de su hijo Pablo, Pilar lo llevó a Barcelona y lo matriculó en la Escuela Municipal de Música de donde se graduó con honores. Más tarde, en el invierno de 1893, dejó a su marido en El Vendrell y con los tres hijos que le sobrevivieron, Pablo de 17 años y dos menores, uno aún de pecho, partió hacia Madrid con una carta de presentación del compositor Isaac Albéniz. Iba a solicitar a la familia real una beca para su hijo.

En declaraciones a J. Mª Corredor, “Pablo recordaba emocionado la llegada al Palacio de Oriente con los tres miembros de su familia que lo acompañaban. Mientras Pablo tocaba una composición propia al piano, su hermanito Luís correteaba por la estancia y Enrique, el bebé que hacía el número 11 de los hijos del matrimonio Casals-Defilló, lloraba a todo pulmón porque tenía hambre y su madre no se atrevía a amamantarlo en aquel marco... hasta que la infanta Isabel, la Chata, los acompañó a un lugar reservado y la madre pudo alimentarlo.

Pablo Casals obtuvo una beca de la Corona de su país para Madrid y Bruselas, siempre acompañado por su madre y sus hermanos, lo que fue desastroso para la relación de los padres. El esposo no comprendía lo que el llamaba ‘la locura de mi mujer, de acá para allá con los tres hijos supervivientes del matrimonio, de Madrid a Bruselas, de Bruselas a Paris, trabajando de costurera para sobrevivir y gastándose los escasos ahorros de la familia’, que poco a poco iba enviándole el marido.” Se dice que Pilar y sus hijos sufrieron miseria en la capital francesa. (Ana María Ferrín, Historia 16, 2006.)

Como la costura en Paris no le dejaba suficiente a Pilar...un día hizo una pausa en la máquina de coser y se fue a vender sus trenzas. Nada era demasiado para ella.

Los logros musicales de Pablo lo llevarían a fundar orquestas -incluso la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y el festival que lleva su nombre-, conservatorios de música y otros festivales, sin olvidar el compromiso social que caracterizó al abuelo Defilló.

Pablo fue defensor de la libertad y los derechos humanos. Por eso durante años se negó a tocar en público en su España natal en protesta por el régimen represor de Francisco Franco. Esa misma razón lo llevaría a Francia como exiliado.

Aunque su madre nunca más volvió a Mayagüez, pues murió en El Vendrell en 1931, su hijo volvería por ella ...como una vez le prometió. Pablo (Pau) Casals, convertido en icono de la música del siglo XX, descubre Puerto Rico en 1955 y regresa en 1956.

Por fin, visita Mayagüez y conoce el exótico pueblo de los cuentos de su madre y de sus abuelos indianos. Eso no lo pudo imaginar Pilar.

Su llegada fue todo un acontecimiento y el salón de estar de ese hogar se convirtió en sala de concierto. Ese día se cerró la calle Méndez Vigo para acomodar a la multitud que fue a escuchar al maestro Casals junto a los hermanos Figueroa en un concierto de cámara para homenajear a su madre.

"Una madre por naturaleza es cosa sublime, pero a mi madre hay que ponerla en un plano aparte. No es lo mismo ser una buena madre que una madre excepcional por el carácter y personalidad propia. Yo no he conocido a ninguna mujer y he conocido a muchas madres en mi vida, como ella. Cada palabra que ella decía tenía un sentido profundo, por su inteligencia, por su intuición, por naturaleza. Sabía de todo; de música, de medicina, arquitectura, de agricultura, no solamente porque había estudiado, sino, y sobre todo porque comprendía. Quizás lo más admirable era su altísimo fundamento moral. Vivía mucho más avanzada que su época, además era tan noble y tan hermosa. Personas superiores que la trataban veían en ella una personalidad extraordinaria". Pau Casals.

En esos años los vericuetos de la vida le habían hecho fijarse en una de sus estudiantes de cello, allá en Prades, Francia, donde se exilió para ayudar a otros compatriotas que vivían en condiciones similares a las suyas. Se llamaba Marta “Martita” Montañez, era boricua, tenía veinte años, y su madre al igual que Pilar nació en Mayagüez. El colmo de las coincidencias es que la madre de Martita había nacido en la misma casa que Pilar, en el número 21 de la calle Méndez Vigo.

Pablo y Martita se casaron dos años después y convierten a Puerto Rico en su hogar hasta la muerte del Maestro en 1973. El decía que era “la etapa más feliz de mi vida”.

La casa de José y Raimunda en Mayagüez, la del recuerdo de Pilar y la fantasía de Pablo, sigue en pie y es hoy objeto de un proyecto de restauración gracias a la labor de rescate del Sr. José Delannoy, curador del Museo Casals de San Juan y fundador del Comité de Amigos de la Casa Defilló, de la historiadora y gestora cultural Silvia Aguiló y del Municipio de Mayagüez y su alcalde el Sr. José Guillermo Rodríguez.


 

"Pilar y las aguas de libertad" de Karen Dietrich

Pilar y las aguas de la libertad

Información sobre la Casa Defilló en la página de Karen Dietrich

 

 

Primera visita de Pablo Casals a la Casa Defilló, en 1956

 

 

Comentarios  

 
0 #10 Jose Delannoy 24-01-2014 19:30
Cito a Juan:
¿Me gustaria saber la fecha en que murió doña Pilar?


Murió un 11 de marzo de 1931
Citar
 
 
0 #9 Carmen Laura Vivas 09-12-2013 13:10
Muy interesante el artículo. Me siento muy feliz de conocer esta historia y de la hermandad entre las dos ciudades de Mayagüez y El Vendrell (origen de mi segundo apellido). Estaré al pendiente para conocer más sobre esta historia.
Citar
 
 
+1 #8 Javier Renta Llop 19-10-2013 16:59
Fascinante artículo. Mi abuela materna, Mercedes Defilló Gueits, era prima hermana de Don Pablo Caslas Defilló. Puede que la familia conserve algunas fotos antiguas de los Defilló en la casa de San Juan.

Javier Renta Llop
Barcelona, Cataluña.
Citar
 
 
0 #7 Juan 12-09-2013 19:59
¿Me gustaria saber la fecha en que murió doña Pilar?
Citar
 
 
0 #6 Marta 08-02-2013 16:51
Estimados, necesito urgente contactar a una persona, página, o Institución , que tenga datos fidedignos de la historia familiar de Pau Casals.

Agradecida :
Marta - Chile
Citar
 
 
+1 #5 Victor Farias 06-10-2011 12:53
He leído los dos reportajes de Historia 16 en el blog Gaudí y Mas de Ana maría ferrin donde cuenta la historia de Suggía con Casals, y así he conocido la grandeza de Pilar Defilló fantástica mujer. Felicidades a Mayagüez
Citar
 
 
0 #4 Andres Irizarry 09-09-2011 13:03
A nombre de la Sociedad Cultural Mayaguezana, Inc de Nueva York la cual soy su Presidente y en nombre de nuestros compueblanos residiendo en todos los U.S.A.. Felicito a los organizadores por estos datos historicos de nuestro amado pueblo mayaguezano.
Citar
 
 
+1 #3 Andres Irizarry 09-09-2011 00:59
Como Presidente de la Sociedad Cultural Mayaguezana, de Nueva York me uno en union a mis compueblanos de nuestra organizacion a tan formidable documental sobre nuestras egregias personalidades que han hecho historia para nuestro amado pueblo mayaguezano.
Citar
 
 
+3 #2 Damaris Cruz 04-08-2011 05:40
Nací en Mayagüez en el 1985, me crié en dicha ciudad, y hoy día vivo en Cataluña España y creo que me pasará como a doña Pilar, que jamás regresó a la Sultana del Oeste. Muy bueno el documental.

Saludos a mi Mayagüez desde Cataluña España.
Citar
 
 
+1 #1 Jorge Delgado 30-07-2011 07:07
Excelente documental.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar